Diferencias entre el TDAH y el TEA

Información

En muchas ocasiones podemos creer que el trastorno por déficit de atención e hiperactividad y el trastorno del espectro autista son lo mismo y no es así.

Para entrar de mejor manera en el tema es importante saber qué el TEA es una afección del neurodesarrollo causada por diferencias en el cerebro, donde se provocan problemas sociales, comunicacionales y de conductas significativos.

El TDAH o trastorno de hiperactividad es un trastorno crónico que se caracteriza por la dificultad para prestar atención, la hiperactividad y la impulsividad. Es uno de los trastornos del neurodesarrollo más frecuente en la niñez.

Estas dos condiciones pueden co-existir en una persona, ambas son trastornos del neurodesarrollo, es decir, se nace con ellas y ciertas áreas del cerebro funcionan diferente. Aproximadamente 1 de cada 3 niños con TEA podrían presentar además síntomas de TDAH.

Ciertamente un pequeño porcentaje de las personas que desarrollan TEA pueden desarrollar también características del TDAH, pero eso no quiere decir que todas lo hagan o que sean lo mismo, por ello te dejo la diferencias a continuación:

La inhibición

En el caso del TDAH presentan problemas para inhibir o controlar sus impulsos, no piensan antes de actuar.

En el TEA hay mucha inhibición, más rigidez e inflexibilidad, por lo tanto mayor dificultad al cambio.

El tiempo

En el TDAH las personas con esta característica, viven el momento, no toman en cuenta la experiencia del pasado y las consecuencias del futuro.

En  cambio en el TEA las personas tienden a fijarse en el pasado y en futuro. Prefieren una zona de confort, lo que sea repetitivo.

La atención

En el TDAH, prestan atención a demasiadas cosas lo que hace que excluyan enfocarse en una sola.

READ  Estrategias para enseñar a socializar a un autista

En el TEA, al contrario se hiperfocalizan y perseveran tanto en algo que se atascan en una cosa y excluyen las demás.

Los niños diagnosticados con TDAH generalmente presentan las habilidades del lenguaje pragmático normal, un comportamiento social no verbal normal o al menos muestran menos retraimiento social, mantienen un juego imaginativo comun ,tienden a tener más amigos, presentan falta de patrones de conducta, intereses y pautas restringidas y repetitivas y tienen mayores probabilidades de iniciar una conversación.

En cambio el TEA presenta deficiencias en el conocimiento de «cómo» socializarse, más propensión a carecer de un conocimiento adecuado sobre el comportamiento correcto, una peor cognición social y peor teoría de la mente y una severidad en las deficiencias cognitivas sociales y en la empatía.

Para recibir un mejor diagnostico y aclarar dudas sobre lo que pudiese presentar tu hijo lo más recomendable, es asesoramiento y evaluación médica con un especialista neurólogo, luego asistir con el psicólogo quien te dará las pautas a seguir para poder sobre llevar el diagnóstico en tu hijo, así brindarle una mejor calidad de vida y futuro.